Todos los caminos llevan a…

SITIOS INCREÍBLES


Deja un comentario

Vuelo de ida y vuelta a China

Para el vuelo de vuelta volamos con Aeroflot, una compañía rusa. Hicimos Hong Kong-Moscú-Roma.  El vuelo fue bastante bien, largo pero bien,aunque salimos con bastante retraso de Hong Kong.

Como era un vuelo tan largo, en cada asiento había una manta, un cojín (como en AirChina) y un paquete con unas pantuflas.

2014-08-21 10.38.50La comida era mejor que la de AirChina y también la tele individual que podías escoger las películas o series que querías ver y conseguimos entender como iban los juegos (cosa que no entendimos en AirChina)

2014-08-21 12.30.13

Las cosas malas (que hubo algunas) fue sobre todo que las azafatas eran un poco antipáticas. Tuvimos dos momentos con ellas bastante molestos. Uno fue cuando nos estaban dando la cena, le dijimos si podia repetirnos las opciones y en ese momento la que iba empujando el carrito le dijo que siguiera adelante, no sólo no nos dio la cena y pasó de nosotros, nos dejó hasta el final cuando ya no había más opciones para elegir. El otro comportamiento que no nos gustó nada fue cuando nos dieron la hoja de entrada.

Migration card

Cuando empezamos a rellenar este papel y vimos que teníamos que poner nuestro número de visado pensamos que como sólo hacíamos escala no tendríamos que rellenarlo y además no teníamos visado para Rusia. Llamamos a las azafatas para preguntarles y pasaron completamente de nosotros. Una pasó 2 veces por nuestro lado y no nos habló. Tuvimos que llamar 2 veces para que viniera un azafato a confirmarnos que no lo teníamos que rellenar si sólo hacíamos escala y no saliamos del aeropuerto.

Llegamos a Moscú con muchísimo retraso, sólo teníamos unos 20 minutos para llegar al otro avión que nos llevaba a Roma. En el control de pasaportes, a todos los que teníamos que hacer la escala para coger el vuelo a Roma nos dejaron pasar antes porque si no habría sido imposible.

El vuelo a Roma fue bien, no se hizo largo y nos volvieron a dar la cena.

2014-08-21 13.43.06

Ese día cenamos 2 veces porque según íbamos avanzando  dejábamos el sol a nuestras espaldas y nos encontrábamos siempre a la hora de la cena. Habíamos cenado antes de llegar a Moscú y cenamos antes de llegar a Roma.

Llegamos a Roma bastante tarde, teníamos que ir rápido a coger las maletas y corriendo a coger el bus para llegar a la ciudad y al hotel donde dormimos. El problema fue que cuando llegamos a la cinta para coger las maletas. Nuestra maletas no aparecieron, ni la de por lo menos 20 personas más que como nosotros habían hecho escala en Moscú desde Hong Kong y Tokio.

Después de todo el jaleo en la cola para hacer la denuncia nos dijeron que podíamos volver al día siguiente al aeropuerto que posiblemente llegaría con el siguiente vuelo de Moscú. Nosotros de todas formas teníamos que volver al aeropuerto porque teníamos el vuelo a Brindisi. Pero cuando llegamos al aeropuerto nuestras maletas no estaban en ningún almacen. Nos dijeron que en cuanto llegasen las maletas nos las enviarian a Brindisi con un vuelo de Alitalia.

Y aquí empezó la pesadilla de las maletas y que no le deseo a nadie que le pase. Aquí explico todo lo que hicimos para recuperarlas y algunos consejos después de vivir esta mala experiencia.

A finales de septiembre volvimos a China de nuevo. Esta vez volamos con Turkish Airlines y de momento es la mejor compañía con la que he volado. Esta vez hicimos Roma-Estambul-Guangzhou. El vuelo salió bastante puntual y eso de hacer primero el vuelo corto y luego el largo me fue genial. No llegué tan cansada a coger el siguiente vuelo y no me hizo dormir tanto como la primera vez que vinimos a China, asi que cuando llegamos a casa dejamos todo, cenamos y dormimos bastante bien tanto que no notamos tanto el jet lag.

En este vuelo como en los anteriores nos dieron la manta y el cojín para poder dormir y unas pantuflas. Pero además nos dieron una cajita que me encantó.

IMAG0581

Dentro llevaba: un cepillo de dientes con la pasta de dientes, cacao para los labios, unos tapones para los oídos, un antifaz y unos calcetines para andar descalzos.

La comida era buena aunque tampoco era gran cosa. Lo que sí que era bueno eran los dulces, sobre todo los que daban antes de despegar.

dulces

El trato en el avión fue muy bueno y la tele mucho mejor que en los vuelos anteriores porque podíamos elegir entre más idiomas, entre ellos en castellano. La escala en Estambul fue muy fácil, muy corta y casi no tuvimos que andar para llegar al siguiente vuelo.

Así que, comparando los 3 vuelos y compañías, la que más me gusta es la Tukish Airlines, por el trato, lo fácil que te lo hacen todo, la comida y el entretenimiento.